Ciudad maya de Palenque



Ciudad maya de Palenque




Ciudad maya de Palenque, Chiapas, año 1952.
El equipo del arqueólogo Ruz llevaba tiempo investigando en el interior de
la imponente pirámide conocida como el Templo de las Inscripciones.


Llevaban extraídas más de 350 toneladas de material de relleno, cuando
un inesperado descubrimiento les abrió los ojos. Un laberinto.

Un entramado de pasillos para confundir a los saqueadores de tumbas
les conduce, tras sofocantes jornadas, a un lugar sagrado.
Ruz Lhuillier fue el primer hombre que después de trece siglos
contemplaba aquella maravilla.


Un majestuoso sepulcro, cuya losa llevaba grabada una misteriosa imagen.
Dicha imagen hoy nos sigue asombrando a lo largo de los 3.8 metros
de largo y 2.20 de ancho que medía la lápida, y sus seis toneladas de peso.
Pakal II (603-683) fue el más conocido de los señores (ajaws) mayas de Palenque.
Un gobernante que como Tutankhamon, llegó al poder siendo un niño, con doce años.
Palenque está ubicada en el actual estado de Chiapas. Es cierto que si la comparamos
con otras ciudades mayas como Tikal en Guatemala, no destacaría por su gran tamaño. Sin embargo la presencia arquitectónica de Palenque es tan majestuosa
que sigue dejando boquiabiertos a sus visitantes.
La dama roja Precisamente fue durante el gobierno de Pakal II cuando se construyeron la mayoría de los templos, así como una importante ampliación del conjunto central conocido como el Palacio. Las divergencias entre los ajaws mayas de las ciudades más poderosas los arrastraban a continuos enfrentamientos entre ellos. Pakal supo afianzar la mayor estabilidad posible manteniendo alianzas con Tikal y con otros señoríos vecinos. Pero la escritura maya es un misterio casi indescifrable, y las inscripciones que se conservan sobre Pakal y sus adversarios continúan hoy sin traducción, aunque se cita al parecer la importante victoria y captura de seis enemigos de la alianza.



Una de las mejores fórmulas de establecer lazos entre gobernantes era el casarse con una mujer noble de otra ciudad. Se cree que la esposa de Pakal II se llamaba Tzakbu, conocida por los arqueólogos como la Dama Roja, ya que cuando fue descubierta su tumba, también en el Templo de las Inscripciones, sus restos estaban impregnados de cinabrio como sello de nobleza. Precisamente ese pigmento escarlata, derivado del mercurio, ha dificultado hasta hoy las tareas de identificación del esqueleto mediante el estudio de su ADN. Sobre la Dama Roja también recae por tanto un cierto misterio.


Restos de Pakal IIRetornemos al año 1952. Cuando terminaban las agotadoras labores de desescombro de la tumba de Pakal II. Un secreto que la selva había mantenido intacto durante trece siglos. Cuando por fin pudieron levantar la lápida mediante un sistema de poleas y gatos, Ruz no pudo soportar por más tiempo su inquietud. Penetró reptando penetró con una linterna hacia el enigma del sepulcro. Al iluminar el fondo, encontró por fin los restos óseos de Pakal, y la cabeza cubierta por una máscara de jade y obsidiana.


Rodaban a Pakal más de 900 joyas en su mayoría de jade, pues los mayas no conocían el oro. El esqueleto de Pakal II evidenciaba una estatura superior a la del maya “medio” que solía rondar el metro cincuenta. La de Pakal superaba el metro setenta centímetros. La importancia del descubrimiento era enorme, pues iba a esclarecer muchos detalles sobre los ritos funerarios mayas, incluido el uso de sacrificios de personas que acompañarían el cadáver del gobernante. El equipo de arqueólogos de Ruz también halló sus osamentas.
Lápida de Palenque Nadie de los presentes era ajeno al gran descubrimiento que iba a marcar un hito en la historia prehispánica de México. Era difícil en la oscuridad de la cripta acostumbrarse a las sombras para adivinar la riqueza de sus inscripciones, relieves de cuerpos celestes y dioses.


Pero ni siquiera las joyas del esqueleto de Pakal eclipsaban el otro gran tesoro de su tumba: el bajorrelieve de la lápida sepulcral. Una exquisita mole de 3.80 metros. de alto por 2.20 de acho con un dibujo en relieve que es un jeroglífico en sí mismo. Y que, por supuesto, marcó desde su descubrimiento una gran polémica. Para los más costumbristas, el dibujo simboliza la entrada de Pakal II al inframundo siendo devorado por el monstruo de la tierra. Para los más audaces, la esquela póstuma representa a Pakal a los mandos de una máquina. Así, como suena. Una máquina que parece echar humo, que sugiere velocidad.
Mucho se ha especulado desde entonces sobre la identidad de Pakal y su origen. De su parentesco lejano con Quetzalcoatl, de su linaje atlantiano, etc. Pero Pakal no fue un “extraterrestre”, al menos biológico. En la deformidad “apepinada” de su cráneo se evidencian las artes que se practicaban a los futuros niños-dioses para diferenciarlos del vulgo. Algo que también se practicaba en Egipto, presionando ligeramente la cabeza del bebe desde su nacimiento mediante tablillas. Más curiosidades, los incisivos de Pakal estaban ligeramente recortados y sus manos eran tan finas que algunos las definieron como “femeninas”.



Obviamente Pakal no fue un gobernante más, y tanto su hijo que le sucedió en el poder, como los nobles de su círculo, como sus vasallos, eligieron para él un emplazamiento y una tumba a la altura de su grandeza. Y en efecto consiguieron inmortalizar al que desde entonces es para algunos el “astronauta de Palenque”.

Detalle de la lápida de Palenque, pueden observarse todos aquellos elementos que la convierten en un auténtico misterio del pasado de AméricaHace ya algún tiempo tuve el privilegio de visitar el Museo de Antropología, de México Distrito Federal. Es una maravilla en sí mismo. Allí está el famoso calendario azteca y reproducciones de monumentos como el Templo de Quetzal con sus cabezas de serpiente y, por supuesto, el sepulcro de Pakal II con su famosa lápida.



Cuando bajas por las escaleras de la cámara en dirección a la tumba el efecto es demoledor. Puedes hacerte lejanamente a la idea de lo que sintieron Ruz y su equipo cuando descubrieron aquello. El bajorrelieve sugiere muchas cosas. Pakal está manejando algo o está siendo llevado por algo. ¿Cuál es vuestro punto de vista?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...